Cómo afecta el estrés laboral a la salud, ¿Conoces los síntomas?

 

¿Crees que tienes estrés laboral?

¿En qué grado?

¿Te gustaría saber si es algo positivo para tu crecimiento personal y laboral o si, por el contrario, empieza a convertirse en una situación alarmante?

¿Crees que eres capaz de afrontarlo por ti mismo o estás tan desbordado que no sabes hacia dónde ir?

Echa un vistazo a este artículo para responder a estas y otras preguntas.

 

 

 

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

 

El estrés es un mecanismo de reacción que poseemos todas las personas y que se activa ante un problema para el que no tenemos suficientes recursos, con el fin de aumentarlos.

 

Por tanto el estrés nos permite dar una respuesta con rapidez y seguridad en situaciones en las que hay que dar una respuesta para la que no estamos preparados.

 

El problema aparece cuando este mecanismo permanece continuamente activado, sin tregua, ocasionando síntomas y desórdenes como olvidos, problemas de concentración, insomnio, iritabilidad... que impiden hacer una vida normal.

 

Así la respuesta de estrés es un mecanismo del que nos ha dotado la naturaleza a los seres humanos para desviar y dirigir nuestra energía a la solución de un problema (o reto). En un principio, esa derivación sería algo situacional y limitado en el tiempo y una vez alcanzada una solución todo volverá a la “normalidad” y el organismo redistribuirá sus energías entre los diferentes órganos para el funcionamiento integral y coordinado de la persona que ha pasado por la situación. Esta vuelta a la normalidad se denomina homeostasis.

 

Por tanto, habría que direfenciar entre:

 

* Eustrés: Un cierto nivel de presión que produzca una tensión positiva para el desarrollo de la actividad. Es algo bueno; hace que nos active y facilite el rendimiento. Genera vitalidad, entusiasmo, optimismo, resistencia a la enfermedad, vigor físico, lucidez mental, relaciones óptimas, alta productividad y creatividad…

 

 

* Distrés: El punto a partir del cual la tensión provoca estrés y disminuye la salud y el rendimiento. Genera fatiga, irritabilidad, falta de concentración, depresión, pesimismo, enfermedades, accidentes...

 

 

 

ESTRÉS LABORAL

 

 

 

El estrés laboral es percibido por el trabajador como un desequilibrio entre las demandas (lo que “tiene que hacer”) y la capacidad de respuesta (lo que “puede hacer”), y se desencadena como consecuencia de situaciones muy variadas:

 

 

 

* Ambiente físico del trabajo: Ruido, iluminación deficiente, temperatura, higiene, toxicidad, disponibilidad y disposición del espacio físico para el trabajo, condiciones climatológicas...

 

* Contenidos del puesto de trabajo: Trabajo por turnos y trabajo nocturno, sobrecarga de trabajo, exposición a riesgos y peligros, variedad de tareas,...

 

* Desempeño de tareas y relaciones interpersonales: Tareas mal definidas o ambiguas, tareas contradictorias o incompatibles, calidad de las relaciones con los compañeros, con los subordinados o con los jefes, calidad de las relaciones con los usuarios o clientes...

 

* Desarrollo de la carrera: Precariedad o inseguridad en el trabajo, cambios de puesto, de nivel, de empresa, desempleo, falta de promoción, jubilación...

 

* Estructura y organización de la empresa: Excesiva centralización, complejidad de los niveles jerárquicos, falta de participación de los trabajadores en los objetivos empresariales, deficiente apoyo social...

 

* Interrelaciones trabajo – familia: Parejas en las que ambos trabajan, conflictos entre el rol laboral y familiar, problemas emocionales que afectan de un ámbito a otro, eventos familiares como matrimonio, nacimiento de un hijo...

 

Todos los trabajadores nos hemos tenido que enfrentar a alguna (o algunas) de estas situaciones desencadenantes de estrés, sin embargo, no todos reaccionamos de la misma forma ya que, además de las situaciones, juegan un importante papel variables de personalidad como las estrategias de afrontamiento, la tolerancia a la frustración o los estilos de atribución.

 

El desgaste de recursos, tanto físicos como mentales, que sufre un trabajador estresado tiene serias consecuencias sobre su estado de salud, sobre su estado anímico (nerviosismo, inquietud, baja autoestima, incapacidad para concentrarse...) y también consecuencias para su desempeño profesional: disminución de la productividad, incumplimiento del horario, mayor riesgo de accidentes y errores en el trabajo, aumento de bajas por enfermedad, problemas de relación con los compañeros, subordinados y supervisores, quejas de los clientes, deterioro de la calidad del trabajo, pérdida de motivación y compromiso con la empresa.

 

 

Aunque existen técnicas de prevención que, a nivel individual y / o grupal, pueden ayudar a reducir o amortiguar los niveles perjudiciales de estrés, tratar de prevenir y solucionar el estrés laboral es una tarea muy compleja. Si nos fijamos en las situaciones desencadenantes comprobaremos que, en muchos casos, cambiar o mejorar esas situaciones escapa a las posibilidades del trabajador ya que es la propia empresa la que debe atajarlas mejorando las condiciones de trabajo.

 

SÍNTOMAS

A mayor número de síntomas, mayor sensación de estrés y peores repercusiones para la salud.

 

 

CÓMO AFECTA EL ESTRÉS A LA SALUD

 

El estrés no aparece de forma repentina, sino que se va manifestando progresivamente a través de los síntomas anteriormente señalados, hasta configurar un cuadro de alteraciones tanto psíquicas como somáticas. Si permanece en el tiempo puede convertirse en un problema serio de salud. 

 

Contribuye a la aparición o influye en la evolución de un trastorno psicopatológico como:

* Alcoholismo.

* Trastornos de ansiedad.

* Depresión.

* Problemas de relación social.

* Trastorno de estrés agudo.

* Trastornos adaptativos.

* Síndromes:

  • Burnout
  • Mobbing
  • Workalcoholic
  • Boreout
  • Estrés postvacacional

 

A nivel físico, las consecuencias también son desfavorables puesto que deprimen el sistema inmunológico y favorecen la aparición de múltiples enfermedades:

* Enfermedades cardiovasculares e ictus.

* Cáncer.

* Enfermedades musculoesqueléticas.

* Enfermedades gastrointestinales.

* Otro tipo de enfermedades: respiratorias, endocrinas, dermatológicas, sexuales, dolores...

 

Todo esto repercute en la empresa cuyos trabajadores presentan altos niveles de estrés, produciéndose mayores casos de:

* Absentismo.

* Rotación.

* Siniestrabilidad.

* Abandono.

* Presentismo.

* Desimplicación.

* Mal clima.

* Desmoralización de sus trabajadores.

* Desmotivación e insatisfacción.

* Aumento de los errores.

* Malas relaciones laborales y aumento de la agresividad.

* Pérdida de oportunidades...

 


QUÉ PODEMOS HACER PARA COMBATIR EL ESTRÉS ?

 

Ante una situación puntual de estrés, no hay que alarmarse puesto que, una vez ha pasado esa situación que lo generó nuestros niveles hormonales vuelven a la normalidad y no se dan ninguna de las situaciones antes mencionadas.

 

Pero si el estrés se mantiene a largo plazo genera múltiples problemas en la salud física y mental de los trabajadores; por ello es muy importante iniciar un tratamiento psicológico cuando se detecten los primeros síntomas. Para que nos ayude a establecer una serie de pautas y prioridades y, sobre todo, a tratar de cambiar y controlar los factores que desencadenan el estrés.

 

La terapia psicológica para reducir el estrés se centra en cuatro grandes pilares con técnicas adaptadas individualmente:

 

> Técnicas destinadas a controlar la respuesta fisiológica. Principalmente entrenamiento en relajación.

 

> Técnicas de control de la respuesta emocional: Se emplean ejercicios y programas de mindfulness, cuya efectividad está científicamente demostrada con numerosos estudios.

 

> Técnicas cognitivas: Donde enseñamos a ser conscientes de los pensamientos que mantienen el estrés y se entrena en la reestructuración cognitiva.

 

 

> Técnicas conductuales: Sobretodo entrenamiento en asertividad y habilidades sociales, aumento de la activación conductual (introducción de actividades agradables) y mejorar la gestión del tiempo.

 

 

Si tras leer este artículo consideras que tienes indicios de estrés laboral que poco a poco escapa a tu control. O si crees que te sientes abrumado por las exigencias de tu trabajo, no dudes en contactarme. Puedo ayudarte a recuperar la felicidad y el control de tu vida.

BIBLIO GRAFÍA: Lazarus, R. S. y Folkman, S. (1984). Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Martínez Roca.

Lazarus, R. S. (1988) “Vulnerabilidad y resistencias individuales al estrés psíquico”. En Kalimo ,R. et al. Los Factores Psicosociales en el Trabajo. Organización Mundial de la Salud.

Lazarus, R. S. (1991). Estrés y emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud. España, Bilbao: Desclée de Brouwer.

Alonso, F.; Vague, M. E.; Alonso, M. y Gregoris, L. (2016) “Máster en Inteligencia Emocional. Módulo 4. Estrés”. Universidad de Valencia.

Silvia Masanet


 

PsyatHome.es - Tu psicólogo , cuando y donde quieras

  • Servicio totalmente anónimo y confidencial
  • Sin trasmitir sus datos personales: no tiene que registrarse
  • Todos los Psicólogos online son diplomados y colegiados
  • Diplomas verificados
  • Rápido, seguro y eficaz

La consulta con un psicólogo nunca ha sido tan fácil y segura!

Hablan de Psy@Home...

"Un divan infinito"

- El Mundo.

Que está pasando en Twitter ?

Unete a nuestra comunidad en Facebook:



Descargue en Androïd:

 

Web realizada en Valencia

Comunidad Valenciana - España